Sonando en Cuba, un concurso que llegó para quedarse

Sonando en Cuba, en su segunda temporada, demuestra que el son tiene futuro en el panorama musical de la isla y que la TV cubana no tiene por qué ser aburrida y fea.

Ya estamos en medio de lasegunda temporada de Sonando en Cuba. El concurso y el programa crecen conrespecto a la temporada precedente. Se corrige el tiro.

Lo más significativo esque el espacio ha consolidado su audiencia, ante un público ávido de consumirproductos relacionados con el talento vocal cubano. ¿La isla de la música,Cuba, no tenía su concurso de voz?... pues ya lo tiene, y marcha viento en popay a toda vela, más allá de insatisfacciones que siempre las hay. Los cubanos,en esto, como en todo, somos bastante exigentes.

Hubo muchos años sinpropuestas televisivas de este tipo en nuestro país. Algunos todavía recuerdan“Todo el mundo canta”, “Buscando el sonero”, etc. Son muchos los que comparanSonando en Cuba con los tradicionales shows La Voz (X), pero Sonando en Cubadefiende un sello propio, cubanísimo.

Sonando en Cuba destacaademás por una novedosa estrategia de comunicación. En la radio —Radio Taíno,específicamente— son frecuentes informaciones y entrevistas a los concursantes,entrenadores, etc.

También existe unaaplicación para teléfonos inteligentes para informar a todos aquellos que seinteresen por el concurso. El programa, Sonando en Cuba, tiene su propia web,alojada en www.sonandoencuba.icrt.cu.Ese sitio ofrece videos, noticias y variada información.

Además, como otrainiciativa de la segunda temporada, los televidentes pueden “rescatar”concursantes que caen en la llamada “Zona Caliente”. Esto ocurre vía teléfono,en un programa de gran audiencia en Cuba: “Al Mediodía”.

Todas estas estrategiasapuntan a que Sonando en Cuba logre más y más seguidores en la TV, comoprograma dominical-nocturno. Porque, a pesar de todo, se mantiene lofundamental: la competencia.

Que estén allí figuras deprimer orden de la música cubana como El Cabellero del Son —Adalberto Álvarez—,Pupy Pedroso y sus orquestas hace que el programa gane mucho más prestigio.

Quedan asuntos por pulir,como siempre. Pero creemos que Sonando en Cuba llegó para quedarse en elpanorama televisivo y musical de nuestro país.

sonando en cuba concurso de canto television cubana