Una cubana que se volvió de bronce

Un veleta simboliza a la Habana. Ubicada en la cúspide del Castillo de la Real Fuerza en el centro histórico, este elemento distingue a la ciudad capital de todos los cubanos. Aunque muy conocida, pocos saben de su historia, y desde Cubalan te la queremos contar.

La Giraldilla es uno de los símbolos más representativos de la Ciudad de La Habana y el más antiguo. Leyenda de amor, historia y arte, todo encerrado en esta estatuilla, realizada por el escultor habanero Jerónimo Martín Pinzón en la tercera década del siglo 17.

Según cuenta la leyenda doña Isabel de Bobadilla se pasaba horas enteras en lo más alto del castillo, en espera de una nave que trajera de vuelta a su esposo Hernando de Soto. Pero eso nunca sucedió. 

El marido nunca regresó, murió junto al río Missisipi el 30 de junio de 1540, pero su enamorada esposa continuaba esperándolo. Y asevera el mito que fue esta gran pasión de Isabel por Hernando la que inspiró al escultor Martín Pinzón a realizar La Giraldilla, esa pequeña veleta que se convitió en sínodo habanero.

Por siglos, la veleta fue respetada por cientos de huracanes tropicales, hasta que el ciclón del 20 de octubre de 1926 la desprendió de su pedestal y la hizo caer al patio estrepitosamente. Pero no fue su fin.

La figura que se observa en la Real Fuerza es una réplica, pues la original se encuentra en el Museo de la Ciudad, antiguo Palacio de los Capitanes Generales, a la vista de todos, pero protegida de los vientos huracanados que no saben la historia de amor que encierra la Giraldilla en sí misma, y el valor que tiene para los cubanos este símbolo de La Habana.

La Giraldilla | Símbolo y leyenda de la Ciudad de la Habana

La Giraldilla | Símbolo y leyenda de la Ciudad de la Habana Foto: uncubanoporelmundo.com

Giraldilla Habana Cuba mujer leyenda ciudad